Viajar para comer

El llamado turismo gastronómico es, hoy en día, uno de los segmentos más importantes del sector.

Eventos como el Bogotá Wine and Food Festival se han ido convirtiendo en gran atractivo para los turistas internacionales.

Desde 2014, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo ha estado implementando el plan estratégico para la construcción del Producto Turístico Gastronómico Nacional.

Se espera que en el 2022 Colombia reciba unos 3.4 millones de turistas atraidos por su cultura y su gastronómica.

Según un estudio realizado por la empresa Inmark Europa, contratado por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, para el 2022, 3.4 millones de viajeros llegarán al país atraídos, principalmente, por la oferta cultural, entre la cual, además de la música, las ferias y fiestas y los lugares patrimoniales, se encuentra la gastronomía.

Con un promedio de gastos de entre US$1.700 y US$5.000 por viaje, se espera que estos visitantes, originarios principalmente de Estados Unidos, España, Inglaterra, México y Chile, le generen ingresos al país por unos 6.000 millones de dólares,

En 2016, el llamado turismo cultural produjo ingresos por US$ 5.688 millones, un 8.6% más que en el 2015, cuando facturó US$5236 millones. Hoy, el sector de hoteles y restaurantes representa el 2.85% del PIB; es decir, unos 15.4 billones de pesos, y entre el 2010 y el 2016 creó 275.967 empleos directos, para un total de 1.547.964 colombianos trabajando en actividades relacionadas con hoteles, bares y restaurantes.

Estas cifras son razón más que suficiente para que el gobierno nacional haya decidido darle un fuerte impulso al llamado “turismo gastronómico”, para lo cual, durante los últimos años, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo ha ido implementando un plan estratégico para la construcción del “Producto Turístico Gastronómico Colombiano”, con el fin de reconocer la gastronomía colombiana como un elemento fundamental para potenciar el turismo y convertirla en un productor de clase mundial.

“El turismo gastronómico resulta en la actualidad como una de las mejores expresiones de la sociedad posmoderna, en donde el hecho de ver, oler y degustar se convierte en una actividad completamente experimental, que es generada por esas “industrias” (productores, distribuidores, restauradores) cuya finalidad o producto, es poder otorgarle al turista una experiencia que pueda ser vivida a través de los alimentos”, asegura la especialista española María del Pilar Londoño, citada por la Organización mundial del Turismo (OMT) en sus Reporte Global de Turismo Gastronómico.

La OMT asegura que el turismo gastronómico ha crecido considerablemente, convirtiéndose en uno de los más dinámicos y creativos segmentos del turismo. “Tanto destinos como empresas turísticas se han dado cuenta de la importancia de la gastronomía con el fin de diversificar el turismo y estimular el desarrollo económico local, regional y nacional”, concluye el informe de la Organización Mundial del Turismo.

En Colombia, identificado como un país con alta potencialidad en el desarrollo del turismo gastronómico, se lanzó, en noviembre de 2016, con el apoyo del viceministerio de Turismo, la Red de Eventos Gastronómicos de Colombia (Regco), en la cual se han incluido los eventos gastronómicos relevantes que se realizan a lo largo y ancho del país.

Estos 54 eventos, entre los cuales se encuentra el Bogotá Wine and Food Festival, potencian el producto turístico y robustecen los destinos, por lo cual el Ministerio de Industria y Turismo está trabajando en un proyecto para fortalecer la red mediante el mejoramiento de sus herramientas digitales de difusión

Así las cosas, la gastronomía es una de las grandes apuestas que el turismo colombiano tiene a futuro, convirtiéndose en un símbolo del país, como ya ha pasado en lugares como Perú, México o Argentina.

(0 votes)